Operación Encamado

No os negaré que cuando le pusimos la camita a Óscar, algo me pellizcó el cuore. Muy levemente. Plim, plam. Al hilo del post anterior, se confirmaban mis sospechas: mi peque crece, se hace mayor.

pellizcoenelcuore_Diariodeunaendorfina_6_feb_2014

Me vais a perdonar este puntito ñoñete-melancólico- sensiblero. Es que es un paso muy importante, no se si más para él o para mí. Es la constatación de que la bola cárnica, mi gordito, pelotita, mi osito, es un niño. Óscar ya no es un bebé y tiene su propia identidad. Y este hecho reforzará su autonomía. Cosa que apoyo (y apoyaré) por encima de todo. Que de madre coraje me ha quedao eso, osshee.

Su primera siesta allí duró dos horas, que no está nada mal. Al acostarle nos miraba raro, se removía un poco, del palo, qué mierda es esta. ¿Y mis barrotes?. Era un gran cambio, pero fue bajar la persiana, y el pobre mío se tumbó  boca abajo con su inseparable y tiñoso mono Amelio, y ni moverse, oshe. Más bueno… A las dos horas salía de su cuarto, sonriente, con los mofletes coloraos, mono colgando de su manita mediante, rumbo a la cocina. Había hambre.

La primera noche fue bastante bien. Claro que era tarde y estaba reventado. Minipunto positivo. Temía que se levantara y se fuera al salón a montarse su after party: a parte de abrir puertas y encender luces, sabe encender la tele sin mando, subirse al sofá y porque la despensa y la nevera está muy alta para él que si no se hacía un bocata. (El iPad lo tenemos a buen recaudo que se enchufa él solo el YouTube y se pone a ver Paaapi (=Peppa Pig) o Bobaaaa (=Bob Esponja), muy selfservisss todo…).

sonrisaxmagdalena_Diariodeunaendorfina_6_feb_2014

Pero no, a las 9 de la mañana, se bajó de su camita directo a la cocina (de nuevo…), y como no había pululando por ahí ningún humano que le pudiera dar papeo, se fue al salón, donde después de echarnos una gran sonrisota matutina, nos cogió de la mano y nos llevó a la cocina. Mensaje captado: Óscar quiere desayunar.

Parecía que la Operación Encamado iba bien, hasta el día se arreó una leche fina fina filipina. Tenía que pasar… Le calmamos, le hicimos mimitos, nos hizo besar a todos los muñecos que con él colechan y le volvimos a acostar pero quedándonos ahí con él, para que no le cogiera miedo a aquello. Nada como experimentar para que no vuelva a ocurrir (cruzo los dedos).

Por supuesto también hay noches en las que quiere juerga flamenca y se levanta trece veces abriendo puertas y presentándose en el sofá con sus gritos de guerra que suelen ser “Paaapi”“Bobaaa”… 

contorsionismo_Diariodeunaendorfina_6_feb_2014

Y bueno, parece que poco a poco la cosa marcha… Flipo con su capacidad de adaptación a los cambios. Lo mejor sin duda son las posturas que nos regala, jajajaja, un crack del contorsionismo aquí nuestro niño: Cabeza encajada en el minihueco que hay entre la barrera y la cabecera; hecho un higo sobre la almohada; relajando la circulación con las piernas en alto… Me desorino.

zzz_Diariodeunaendorfina_6_feb_2014

 

Anuncios