8 planes para hacer con niños estas navidades en Madrid

Noviembre ha pasado ante mis ojos como un ninja escurridizo y sigiloso. Ni me he enterado que hemos cambiado de mes, oiga. Lo podría resumir en curro y virus. Muchos virus. Orgía de virus. ¡Y ya estamos en diciembre! Y yo con estos pelos…

Reconozco que es estrenar este mes y pensar en el turrón de chocolate Suchard y en dónde leches habremos metido el escuálido pero apañado arbolico de navidad. Me gusta y me repele a partes iguales. Con críos de por medio todo mola un poco más, pero me estresa toda esta algarabía que se monta alrededor de este mes de excesos: veeenga cenas, veeenga comidas, amigo invisible aquí, amigo invisibol allá… ¿Pero es que no nos podemos ver todos en otro mes más desahogado… económicamente hablando? Pues no. Todas a una, fuenteovejuna.

05_diciembre_2014_diariodeunaendorfina_BatcuevadeFina

Con churrumbeles me aguanto, me callo y voy a todo sarao/evento/comida/merendola/cumpleaños infantil que se presente. El gordo está en su época de quemar energías y hacer amigüitos y yo de restaurarlas a base de vino blanco, cháchara y sandwiches de nutella (más tonificante sería dormir 8 horas seguidas… pero eso es harina de otro costal, me temo). Y que me gusta más una reunión social que el tonto un lápiz. Es lo que tiene pasarte semanas enteras encerrada en tu Batcueva currando con la única vida social de un peque de dos años y medio que sólo te habla en su media lengua de trapo para que le pongas “Posia” (=Bob Esponja) o Las “Coayiya” (= Las Tortuga Ninja).

Entre otros encargos, tuve uno en particular que me ha encantado hacer, no solo porque son planes para niños, sino que los planes son tips de mis compañeras blogueras y amigas del 2.0 y esos planes ¡Son ilustrados! Más feliz que una perdiz.

05_diciembre_2014_diariodeunaendorfina_8planesconninosenMadrid_EspecialNavidad

[Podréis ver la imagen más grande y con los links a las bitácoras de las blogueras haciendo click sobre la imagen] 

Me encanta cada uno de los planes, confieso. Quiero hacerlo todo, pero no me voy a flipar que me conozco… Desde luego algún espectáculo tipo Pocoyó, Disney o Peppa Pig va a caer. Le diré hoy al gordi que elija uno. Me responderá que “Coayiya“, como si lo viera venir ¬¬

Un post post-vacacional

Se acabó lo que se daba. Ya estamos de vuelta en los Madriles. Afortunadamente con menos calor. Y puedo decir y digo que hemos podido disfrutar de tres semanitas de vacaciones entre playa y pueblo, y repartiendo amor y espinazos rotos con el gordito que fue echar a andar oficialmente un 3 de agosto y no parar NEVER MORE.

Primero fuimos a ver a los abuelos a Barcelona, después nos escapamos los tres solicos a Rivendel donde la playa es abrazada por las montañas y allá por donde mires todo es verde, y acabamos las vacaciones con los otros abuelos en un pueblo de Segovia donde antes pastaban vacas y ahora ni una buena boñiga encuentras, oshe.

Una maravilla ver la vida pasar al fresco, oigan. Al fresco en Rivendel. Al fresco en las noches del pueblito bueno donde la colcha es justa y necesaria.

Hemos disfrutado como berracos. El gordi descubrió la playa, la arena y las olas, y ya no quiso volverse nunca más a tierra firme.

vacaciones_endorfinadas_2013_foto1b

Ya podía estar con los labios morados y tiritando que el no y no salía del agua. En algún momento creí verle branquias. Criatura, que forma de retozar en el agua, al más puro estilo del anuncio de Azur de Puig.

vacaciones_endorfinadas_2013_foto2

Hemos andado, paseado, corrido… NON STOP! Eso sí, al paso del pitufo, sin prisa pero sin pausa!

vacaciones_endorfinadas_2013_fotoA2

vacaciones_endorfinadas_2013_foto3

En definitiva, han sido unas vacaciones-vacaciones. Hemos desconectado y sobre todo echado de menos Madrid.

vacaciones_endorfinadas_2013_foto7c

Os diré que aún estoy atocinadilla, y que voy como a ralentí. Hacía tanto que no estaba taaanto tiempo de vacaciones, que el cuerpo, y sobre todo la mente, se acostumbra rápido 😉
vacaciones_endorfinadas_2013_fotomatonPero es ver la risa de mi gordo y darme un superchute de happypowerfull-tira-pa’lante-como-los-de-Alicante de flipar!! ¡¡A por septiembre se ha dicho!!

Con el fútbol hemos topado

¿Es niño o niña? ¿Será del Barça o del Madrid? ¬¬

Desde que me quedé embarazada ésta ha sido la tónica general.

Ésto es lo que pasa cuando los abuelos (y padre, y primos y tíos y amigos…) del bollo que se gestaba en el horno se declaraban de un equipo o de otro. Y no son aficionados así light, no, no. Van a muerte, sufren en silencio cuando su equipo pierde, desbordan de alegría cuando ganan y los Barça- Madrid los deja con el alma en vilo, a punto del éxtasis a veces, y otras del ictus…

Al principio, bueno, me daba igual, pero cuando me dijeron que se veía una pilila en la eco morfológica, se disparó la locura… No solo de los abuelos, sino de familia y amigos. Parecía que no había otro puñetero tema… “¿Le harás socio del Barça, no?” “Habrá que comprarle la equipación del Madrid” 

4_marzo_hastaloscojons

¿Hola?

Una servidora acabó hasta los colijindringuis de esa fiebre, que, entre vosotros y yo, me importaba/importa un bledo… De hecho, no, no me da igual, mira. Les decía/ les digo que ojalá aborrezca el fútbol tanto como su madre y que se dedique al ballet, un Billy Elliot ibérico, no solo por ser apañol sino por los jamones que gasta la criatura ^.^

Solo por tocar los huevos, claro… Jajajaja. Desde el cariño 😛

04_marzo_baby_Elliot

Sigo aborreciendo el fútbol, de hecho soy capaz de ver un partido y no enterarme de nada, mi imaginación está en otros menesteres. Mi piloto automático se activa en cuanto escucha las voces de esos locutores que hablan como el de los anuncios de los MicromachineOjú, que cansinez… Lo he intentado, pero no puedo.

A día de hoy ambos abuelos (y familia en general, ojo) se envian mensajes a través del gordi, con bufanda merengue unas veces, con gafas culés otras…

baby_cule

Y así andamos… Criatura de mis entretrelas, en cuanto puedas, ¡Rebélate!

Praga – Madrid – Barcelona

Como ya esperaba, Praga le encantó a tu padre. Le cautivó sus calles, sus gentes, su ambiente bohemio. Nos la peateamos de arriba y abajo, eso sí, después de comer, aquí tu madre no podía ni con su vida, así que hacíamos una paradita a echarnos una siesta que nos daba la vida para poder seguir descubriendo las calles checas.

Al ser verano, los días se hacían más largos y las noches ideales para pasear con una chaquetita… Oh, fresquete, ¡¡Cuánto te he echado de menos!! En Madrid hace un calor sofocante…

Volvemos a Madrid y vamos a hacernos una eco y los análisis para la prueba de índice de riesgo esa.

12 semanas

Estás fenomenal, nos confirman que sigues ahí moviéndote. Así que nos vamos tan contentos a Barcelona.

En Barcelona mi chico se pone las botas a contarlo a todo el mundo. Es una etapa genial que parece no acabar de los amigos que tenemos entre él y yo… Anda que no vas a tener titos y titas… Bufff!! 😀