Mi rincón de lectura

Me gusta mucho leer, aunque desde que nació el gordo, entre el poco tiempo que tengo y que no he dado con un libro que me enganche, no lo hago con la frecuencia que me gustaría.

Soy de las que se enfrasca hasta tal punto que puedo dedicar un día entero a leer. Mientras como, en la cama, hasta en el baño. Y hasta que no lo termino, no paro. Ansia viva.

Cuando mi amiga Gema me dejó el famoso «5o sombras de Grey» (Aká, 50 solesysombras pa Gregorio XDD) empecé a leerlo en una esquina del salón donde hay mucha luz. Bueno, en general, el salón tiene mucha luz ya que una de las cuatro paredes son ventanales, pero esa esquinita justo, pegadita al radiador, es mi rincón favorito para leer.

Bien, pues me disponía a leerlo cuando veo que el gordito, cuya zona está próxima al mío, cercado de cojines y juguetes, me mira de reojo y abre su librito de animales para el baño, regalo de su titaBel, y pasa las páginas tal y como yo lo hago.

Me lo comía a besos en ese mismo instante.

De hecho, me levanté y le pegué una retahíla de besos sonoros tipo «tía-abuela-besucona-pesada» que todos tenemos y a la que hemos hecho la cobra más de una vez.

La criatura me miraba con miedo intentando zafarse pensando «¿Qué necesidad hay, madre, de semejante meneo?«.

Verdad es que ninguna, pero a veces me entran arrebatos de amor materno que no puedo ni quiero controlar. Y punto. Ta’tocao, hijo.

El caso, que me voy por los cerros de Úbeda, es que tiene varios libros que le gustan mucho. Los Reyes Majicos (porque son muy majos ellos) le trajeron «El Pollito Pepe» (Ese clásico imprescindible de la literatura preescolar) y «Cucú Tras«, con los que hay que tener cuidado porque el gordito se tira en plancha a por las formas recortadas que se superponen en las páginas.

08_marzo_mislibros

También tiene otros tres libros que son una monada y que a nosotros nos encantan. Y es que dos de ellos me los regaló el padre de la criatura cuando empezamos a salir, en aquellos días de trajín, tu a Madrid y yo a Barcelona, donde a puntico estuvieron de ponernos un busto de honor en la estación del AVE de Atocha y en el aeropuerto del Prat, juas!

08_marzomirincondelectura

De los primeros regalos que me hizo Mau fueron «Tots els petons» y «Todos los mimos«, y nosotros regalamos al gordinchi «Todos los bebés«. Nos falta «Todos los papás» y «Todos los amigos» para terminar la colección. Son una monada. Os los recomiendo.

Estos libros, al ser de cartón, más rígidos, con páginas e ilustraciones llenas de color, le chiflan (y hay menor riesgo de romperlo), se pasa las horas muertas, dándole la vuelta, pasando sus páginas y tocando los dibujos. Más riquín…

Y entonces, cuando le veo enfrascado en la «lectura», le ataco de nuevo, jajajajaja. Y le doy tots els petons a cascoporro!

Cambiando de tercio, hoy 8 de marzo, es el día de la mujer trabajadora, así que ¡¡Felicidades a todas!!

8_marzo_diamujertrabajadora

Voy a celebrarlo currando… 😉