La pirámide del amor

Óscar os quiere confesar sus gustos principales, haciendo un mix entre las cosas comestibles y las que no…. (Por cierto, no os conté que hace tiempo que le cortamos el pelo… episodio que da para otro post, porque gensanta, la que nos montó…)

8_ABRIL_2014_diariodeunaendorfina_oscarpresenta

Un día la frikeriza me dio la idea de organizarlo todo en una especie de Pirámide del amooog, y me pareció muy buena idea, así que, haciendo un resumen (porque son muchas las cosas que le gustan..) estas serían las básicas e imprescindibles en la vida de mi gordo:

8_ABRIL_2014_diariodeunaendorfina_piramidedelamor

Óscar no puede vivir sin su mono Amelio (Am para los amigos), amor de sus amores, primer amigo y bálsamo oficial de ansiedades, pero he de decir que cuando le plantas un plato de comida frente a sus narices, Amelio es vilipendiado y lanzado a tomar por culo: El papeo es es el papeo. Y punto pelota.

  1. En la cúspide, no puede faltar ni el pan ni el bizcocho de mi tía, casero, sin lactosa y con poco azúcar. Llama a las dos cosas por igual “Pa“. El catalán se va notando: Bizcocho en catalá es Pa de pessic, y pan es pa. Vamos, que la economía del lenguaje de mi gordo funciona a las mil maravillas… No hay día que no repita la palabra “Pa” unas diez veces al día (aunque solo se lo damos una vez al día). Podría entrar en este grupo el pan de molde.
  2. En segundo lugar, los lácteos… ¿A qué niño no le gustan? Es oir la palabra “yogur” y volverse los ojos del revés. Y la leche se la bebe como si no hubiera un mañana.
  3. Es ponerle garbanzos, pescado blanco y/o los guisantes y aplaudir. Sí, lo habéis leído bien. Óscar, como sus tíos (usease, mis brothers), se pone tan contento que canta, bailotea y aplaude cuando le ponen para comer/cenar alguna de estas tres cosas… Y si está todo junto, mejor que mejor.
  4. Su monito. Desde que nació le acompaña en sus juegos, duermen juntos y le profesa amor eterno. El día que nos olvidamos del mono: Drama nacional.
  5. ¿Qué decir de Chewy? Ya lo sabéis todo! Óscar la llama cada día como si por arte de magia fuera a entrar por la puerta de su cuarto (confieso que utilizamos tanto Mauri como yo el nombre de la Chewy como comodín del público para convencer al peque de hacer algo, y ¡Funciona! ^^)… Angelico mío, está deseando verla. Aunque no he sido capaz de decirle que en Barcelona ha conocido al batbaby, churrumbel de la Batmami y ha surgido el amor… Pobre mio u.u’
  6. Y en último lugar, y por este orden: Papi (=Peppa Pig), Mau (= Mickey Mouse) y Boba (= Bob Esponja). No se cansa de verlos en cuentos, en la tele, en muñecos… Puñetero merchandising.

En fin, en general estamos en una etapa en la que ya define muy bien lo que le gusta y lo que no… Y ya ha empezado con la ropa, ¡Ay la que me espera! Aunque por ahora, se deja convencer… ¿Hasta cuando? Continuará