Rumbo norte

Hago la maleta para una escapada al norte, voy de un lado para otro.

Vuelvo a bajar a la farmacia para pedir algo para mi diarrea, y me pregunta que si estoy embarazada (me recuerda de ayer) no puede darme cualquier cosa, que si me hice el test. Le digo que no me lo he hecho por que cada vez que voy al baño a hacer pis, me sale lo otro, y que me parece una guarrada. Me dice que aun así no se arriesga, y me da un suero bebido.

El suero sabe a yeso, pero es mi único alimento…

Le cuento mis sospechas a mi chico, que me dice que no me preocupe, que disfrute del finde. ¡Qué ser tan feliz!

Ponemos rumbo al norte. Atasco de hora y pico a la salida de Madrid.

La diarrea más o menos controlada. Mis sospechas, no.