Pis, pis, y pis

Cuando ha sonado el despertador esta mañana he sentido dos cosas: el peso enorme de mi cuerpo, de lo cansada que me sentía como para poder moverme, siquiera para ir al baño ya que me la vejiga me reventaba, y el hambre que tenía, y que no suelo tener de buena mañana.

Pis, pis, pissssssssss

Pero el pis ha vencido, y somnolienta me he levantado a aposentar mis posaderas en el retrete, con los ojos cerrados y rascándome la cabeza como un mono.

El lugar de aprovechar y desperezarme, me he vuelto a la cama a rascar 5 minutos más, ya que mi chico aún no había abierto el ojo. Y me he tumbado pensando en el gran tazón con cereales que me iba a meter entre pecho y espalda cuando me levantara.

Dicho y hecho. Just do it!!

Y esta tarde he quedado a pasear con una amiga, que ya que mi cuenta corriente, más que correr, está más bien parada, aprovecharé a hacer cosas que no cuesten dinero, como, un dos tres, responda otra vez, andar por la calle y mover el cucu…

Y ahora voy a ponerme a trabajar. Venga, va. en serio 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s