Devorada por las flemas y por cajas de mudanza

Me encuentro hecha una merda.

Si la semana pasada era tan solo una placa amigdalina que si bien cuando tragaba la notaba más, ahora lo que tengo es un sin fin de flemas atrapadas en mi garganta (que ni suben ni bajan), tos seca, mocos y dolor de pecho, buaj!.

Pero qué podía esperar… Todo el mundo a mi alrededor está pasando un catarro Special Xmas Season, que con estos fríos es mas que fácil pescarlo y más si se tienen críos cerca.

aaains

Aaaaains… Mis padres, mis sobris, los sobris y la prima de mi chico, amigos… Vamos que el virus está en el aire y yo: “adelante gatchetolfato” zassss! voy y lo pillo… y luego lo casco… Claro que las defensas las tengo de vacaciones desde que volví con la faringitis… qué coñazo, mare meeevaaaa….

En una de mis incursiones nocturnas al baño, serían las 5 ó 6 de la mañana, me he notado el pijama empapado en sudor. Efectivamente, era el pijama. Y también la almohada, y el pelo, y las sábanas… Un asquito. Con la legaña aún puesta, he tanteado en el armario algunas de las camisetas que mi chico tiene para sobar y me he quitado la sábana santa que tenía por algo seco…

He vuelto a ese sudario que tenía por cama, y como era imposible volver a dormir con esta puta tos de mierda, me he levantado y me he hecho un nesquik calentito mientras veía en las noticias que Ana Botella ya era alcadesa de esta nuestra ciudad. Puaj! (tos seca con amago de pollo) Nunca me he alegrado tanto de irme a las afueras a vivir como esta vez…

Lo peor es que mañana nos vamos a Barcelona a ver a la familia y amigos de mi chico y voy a estar hecha un guiñapo… Como me jode viajar estando mala! jo…

Ayer después de hacer cajas como si nos fuera la vida en ello (Nos mudamos para enero), me senté en el sofá y empecé a notar como mis extremidades pesaban el triple, como mis ojos se cerraban, y como mi cuerpo se abandonaba del todo, rollo “no te me levantes más, alma de cantarus, que llevamos un día toledano y me tiés maladaaao” (que dirían en el pueblo de mi madre).

Este es el aspecto de nuestro piso que parece un reformatorio albano-kosovar. Hueco, desangelao, y triste. Para entrar en el salón hay que hacerlo de perfil. Bueno, si hay varias cajas apiladas yo tampoco entro de perfil, juas! con este barrigón, para pasar de puntillas…

El salón de mi casa es particular

Anuncios

3 comentarios en “Devorada por las flemas y por cajas de mudanza

  1. Podrías utilizar los moccos de la gargganta (léase rollo maggma, you know) y utilizarlos a lo spiderman para sobrevolar la casa caja-esquivando jajaja

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s