Noches de alerta, días de sueño

Y no es por que le pase nada, es que aunque mi chico y yo nos turnemos para los bibes, lo cierto es que estoy pendiente de cada respiración, de cada mínimo movimiento, así que hace mucho, muchísimo que no duermo de seguido.

Además tengo pesadillas con que aplasto al bebé, y me despierto buscándole entre el edredón. Mi chico ya se ha acostumbrado a que le despierte sin querer hablando en sueños… Qué paciencia…

zzzZZzz

Cada tres horas come, aunque las noches a veces nos regala una horita que nos da la vida, y por el día me pego el día bostezando y en cuanto puedo me echo una siestecita. Da igual la hora, la cosa es rascar aunque sea una hora, media, me vale.

Creo que es la falta de sueño la que hace que vea chiribitas de vez en cuando, y que por supuesto esté espesota mentalmente, pero ágil cual gacela en cuanto al peque se refiere.

Mi hermano tenía razón cuando me dijo aquello de que cuando tienes un peque te sale todo de forma instintiva, y qué cierto es. Yo me sorprendo de mi desenvoltura… La verdad es que nos apañamos muy bien.

El cansancio y el sueño te importa un bledo cuando le tienes en brazos y te hace monerías, con esos labiacos que tiene que no deja de hacer muecas, y los ojitos de botón, como un osito de peluche, que te buscan sin mirarte por que siguen el rastro de tu voz, la estela de tu olor. Una pasada.

Anuncios

Un comentario en “Noches de alerta, días de sueño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s