Pechos de medio kilo

El finde transcurre con normalidad. Los pechos me empiezan a doler y a hinchar. De hecho, antes de ir ya notaba como que me cabían en mis sujetadores habituales. A veces pienso que es el sujetador en cuestión, pero cuando me lo quito, el peso de los mismos me hace casi arquearme.

Les hago partícipes a mis amigas de mis dudas.

Una me dice que me olvide hasta que me haga la prueba.

La otra simplemente me dice: “Tía, estás preñadísima“.