El regalo mejor aprovechado

Podemos decir que tenemos mucha suerte. Nos han dejado prácticamente todo lo que necesita el bebé en sus primeros meses. Desde cuna, hasta cambiador, pasando por hamaquita, el escucha-bebés y un sinfín de cosas más.

Y lo que no teníamos, nos lo han regalado. Algunas cosas pedidas previamente por nosotros y otras han caído por sorpresa.

Una de las cosas que pedimos fue un esterilizador de biberones. Sin saber muy bien aún si podría dar el pecho o no, me parecía un regalo muy práctico, aunque lo usara después del destete.

Nos lo regalaron los amigos de la facultad, ¡Gracias Humanistas! Agradecida for ever and ever ^_^

Pues el destino quiso que desde el momento uno lo usáramos a cascoporro como si no hubiera mañana. Día y noche, una y otra vez. Y venga, y dale. Tanto lo hemos usado que por más que metamos en el lavavajillas la base, lo logramos quitar ese color marroncilio que del uso ha ido adquiriendo el aparato.

Como es uno más de nuestra familia, le tenemos diferentes apodos, para que se sienta más integrado y tal. Decimos cosas como “Cari, pon el “Transbordador”, anda” o “Saca del micro la “nave nodriza”“.

¡Cuánto le echamos de menos cuando se rompió el microondas! Eso de hervir agua en la olla es un rollete supino. Y es que una vez que pruebas el Estiriliceitor, ya no puedes vivir sin él.

Anuncios

6 comentarios en “El regalo mejor aprovechado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s