Praga – Madrid – Barcelona

Como ya esperaba, Praga le encantó a tu padre. Le cautivó sus calles, sus gentes, su ambiente bohemio. Nos la peateamos de arriba y abajo, eso sí, después de comer, aquí tu madre no podía ni con su vida, así que hacíamos una paradita a echarnos una siesta que nos daba la vida para poder seguir descubriendo las calles checas.

Al ser verano, los días se hacían más largos y las noches ideales para pasear con una chaquetita… Oh, fresquete, ¡¡Cuánto te he echado de menos!! En Madrid hace un calor sofocante…

Volvemos a Madrid y vamos a hacernos una eco y los análisis para la prueba de índice de riesgo esa.

12 semanas

Estás fenomenal, nos confirman que sigues ahí moviéndote. Así que nos vamos tan contentos a Barcelona.

En Barcelona mi chico se pone las botas a contarlo a todo el mundo. Es una etapa genial que parece no acabar de los amigos que tenemos entre él y yo… Anda que no vas a tener titos y titas… Bufff!! 😀

Primera cita ginecológica

Ayer fuimos a la clínica ginecológica. Entramos y nos indicaron que esperáramos en la sala de espera. Mi chico cogió una revista de cotilleo, y en apenas un par de páginas nos hicieron pasar. Él me dijo que esperaría fuera, y yo le insistí que entrara. Pero a él le daba palo, y yo no sabía muy bien como iba todo aquello.

Ya una vez dentro, la ginecóloga, que no era la de siempre, repasando mi historial me preguntó que hacia apenas unos meses que había estado allí, y le dije que esta vez había vuelto por que estaba embarazada. Se alegró mucho y yo le dije que mi chico estaba fuera, que si podía entrar. Me dijo que por supuesto con una cara de gran sorpresa. La enfermera salió pitando a por él.

La gine me hizo pasar a la zona del ecógrafo (o cómo se llame) y me pidió que me desnudara de cintura para abajo. Me tumbé, y pasaron la ginecóloga y mi chico.

El punto negro es mi útero, y dentro, el anillo de poder, jajajaja usease, el embrionario 😛

Ella me hizo una eco intravaginal, y ¡ahí estaba! un diminuto anillo embrionario y mi útero de 1cm. No entendía ni jota de lo que me estaba contando (menos mal que iba señalando en la pantalla..), así que mi chico y yo asistíamos atónitos ante aquello que era suyo y que era mío. ¡Que fuerte!

Nos dice que aún es temprano, pero que cree que estaré de 4 semanas y algo, pero que cuando volvamos y sea un embrión podrán pedirlo con más exactitud.

Según mi chico, yo estaba pelin atacada, roja como un tomate, y algo enajenada. Esta es la descripción gráfica de estar flipando, supongo. No me lo podía creer. O sea sí, pero no.

Me dijo que esperáramos a la siguiente cita ginecológica antes de decir que estabamos embarazados, por que en la siguiente eco, el jueves 28 de julio, nos dirán si tiene latido o no, y si ya es un embrión hecho y derecho 😛

Me manda unas pastillas con hierro y otras vitaminas que me van a asemejar a Popeye en cuanto a superpoderes se refiere. Le comento mi intolerancia a la lactosa y me recomienda “Gestagyn embarazo”.

Gestagyn embarazo