I. El bebé que no quería salir

Éric no tenía ganas de salir. Esa es la pura verdad. Estaba muy rebién en mi barrigota ahorrándose los 40 grados a la sombra de este verano.

Yo, sin embargo, estaba un pelín harta del bombo, del calor y de las contracciones (de las que no son de parto, de las de Braxton Hills -yo las llamo contracciones porculeras sin más-, que me río yo de los que dicen que no duelen >.<…). Cada mañana mis sábanas amanecían con un cerco de sudor desde la cabeza hasta los pies al más puro estilo de “Se ha escrito un crimen“. Un asquete.

20_sept_2016_diariodeunaendorfina_sudorinfernal

Y mira que hice todo aquello que se supone que facilita que te pongas de parto… Comer picante, subir/bajar escaleras (los vecinos ya no me decían siquiera eso de “¿Aún no has parido?” cuando me veían en la faena por el rellano imaginando mi desespero xD), frungir, andar rápido una hora cuando caía la tarde (mientras que lo que me apetecía realmente era fusionarme con el sofá y comerme un paquete de helados uno detrás de otro). Había que mover el cucu para que el gordaco “inside” se fuera posicionando en la pole position. Hasta bailaba con Óscar, nos poníamos coreografías de You Tube y hacíamos el moñas cosa fina.

Pero nada. N A D A. Como mucho hacía que Éric me diera más patadas (de Vendetta supongo ¬¬).

Se suponía que el 8 del 8 salía de cuentas (fecha con rima!), y yo seguía siendo una ballena varada. En el Hospital donde tenía previsto dar a luz, por protocolo, te dejan como mucho 10 días después de tu FPP. Por Diooor, pensaba yo, esperar 10 días más, WTF?? Ahí me acordé mucho y muy fuerte de los que me decían que “los segundos se caen” ¬¬. El mío debía de venir con arnés de triple seguridad

20_sept_2016_diariodeunaendorfina_ballenato

8 días tuvieron que pasar hasta que de madrugada fuimos a Urgencias por contracciones más fuertes, aunque confieso que no regulares. Aun a riesgo de que me mandaran a casa, allí nos plantamos. Junto con 4 embarazadas más para hacer la “Pregnant Session Night“; estaba el personal del Hospital ojiplático con tanta preñati junta en cosa de media hora. Y no, no había luna llena. Sospecho que estábamos todas hasta los mismísimos.

Después de que la matrona O’Neil me apuñalase con la mirada por presentarme allí sin contracciones regulares (y se quejara deliberadamente de la cantidad de embarazadas que acababan de entrar, ole que ole…), la so orco del averno me pasó con la ginecóloga de guardia. Viendo mi historial y que nos aproximábamos a un desalojo forzoso en un par de días, me metió la mano en mis bajos y procedió a practicarme la maniobra de Hamilton mientras me explicaba en qué consistía (Un detalle, oye. Lo que no me contó la joía es que debía de haberme pedido mi consentimiento, que de eso me enteré cuando llegué a casa… ejem…) . Ahora entendía por qué la mujer que pasó antes que yo pegó aquel grito. Jodo con la doctorcita, esa noche estaba sembrada y regalaba maniobras Hamiltonianas con cada exploración

Con tal maniobra se pretende separar la bolsa amniótica del útero para provocar contracciones con el fin de desencadenar el parto. No es 100% eficaz en todas las mujeres, pero a mi me funcionó.

Volvimos a casa sobre las 7am. Me quedé frita hasta las 9 (aunque con muchas molestias). Me despertaron mis amigas las contracciones, pero éstas eran ya de las dolorosas nivel “Hoy no me puedo levantar”. Las empecé a contabilizar de 10 a 11 y sip, efectivamente ahí estaban las Señoras Contracciones, las que van con mayúsculas, las de parto. ¡Que empiece la fiesta! (“yatusabeeee” Ft. by Pitbull)

20_sept_2016_diariodeunaendorfina_erisiscoming

Pa’l hospital que fuimos. Yo solo rezaba el “jesusitodemivida” así pa’dentro para no encontrarme a la matrona OrcO’Neil, y afortunadamente, no, no estaba, en su lugar estaba la matrona más maja del mundo mundial (¡Bieeen!) que lo hizo todo muy fácil. Me dijeron que estaba dilataba de 2cm y que aunque era pronto me quedaría ingresada. A las 12 de la mañana no podía de dolor de las pedazo contracciones que me venían (estas cosicas son las que una no recuerda cuando busca un segundo… ejem, la memoria es blandurri). A las 5 de la tarde ya estaba dilatada de 10, ea, ya podía parir… Ah, no, espera, que gracias al efecto de la epidural (la pedí yo con los ojos en blanco y echando espuma verde por la boca – y mi chico con un esguince de muñeca. Algunos pensarán que mi tolerancia al dolor es de -15, pero habiendo drogas, qué queréis que os diga… Solo puedo decir ¡Venga que rulen!) casi de cintura para abajo era de corchopan y no sentía nada. De hecho la pierna izquierda de desparramaba y le tenía que pedir al marío que me la colocara en su sitio, que parecía Lina Morgan, hágameustéerfavó.

La matrona esperó a las 18h para enchufarme algo de oxitocina a ver si sentía alguna contracción, y al rato empecé a notar leeeevemente algo. Siguiendo las instrucciones de la matrona empecé a realizar series de 3 pujos, y para mi sorpresa en uno de ellos, PATAPLAM, salió mi pequeño, con sus ojos chinorris, sus mofletacos tamaño XXL y una boquita piñonera de lo más achuchable, expulsando por la misma las aguas verdes en las que venía (sería por la maniobra de Hamilton? mmmh) y rociándolo todo y a todos con su primer pis, ¡Chispas!

Y me lo pusieron en mi pecho (Con Óscar no fue así y reconozco que me quedé como hueca) y fue la experiencia más maravillosa del mundo. Pero cuando yo creía que no podía haber momento más mágico, Éric estiró su bracito y agarró con fuerza la gargantilla de las 2 estrellitas que siempre llevo puesta, como si diera el relevo a sus hermanos no natos, madredelamorhermoso… Miré a Mauri incrédula y él lloraba sin parar :_))20_sept_2016_diariodeunaendorfina_eric

Ains, qué pasada de recuerdo… Así nos dejaron dos horitas hasta que nos subieron a la habitación. Y yo me hubiera quedado así toda la vida, bien pegados, húmedos, entre sangre y cosas blandurris; oliendo a bebé, a vida. Él y yo. Mi niño, mi babyninjami bebé arcoiris. El bebé que no quería salir ya estaba conmigo.

Anuncios

Pequeláminas de nacimiento: El Babyboom

¿Cómo hemos estrenado el 2015? ¿Qué tal va la vuelta a la rutina? ¡Espero que genial! Yo después de unos días de desconexión en la ciudad condal, estupendamente ^^

Volviendo al título del blog, no, no estoy preñi que os veo venir… Pero sí, por primera vez en mi vida, tengo un montón de amigas, vecinas, conocidas que acaban de tener un bebé o que darán a luz este recién estrenado 2015. A mi me encanta cuando me lo cuentan, confieso, compartir sus inquietudes, su ilusión… Ir a conocer al churumbel en cuestión y sonreír mientras se activa la maquinaria del recuerdo y que te venga a la memoria los ojos de botón de mi gordo y su amigüito insepareibol desde la cuna es todo uno ^^

13_enero_2014_diariodeunaendorfina_remember

Ideando regalos para las nuevas (o reincidentes) mamás y sus miniseres del amoooog llegué a estas láminas de nacimiento. Es un detalle que está gustando bastante y quería compartirlo con vosotros, por si, como yo, tenéis nacimientos a la vista y os animáis. A regalar la lámina o a embarazarse, ¡Que el virus este es imparable! 😛

13enero2015_diariodeunaendorfina_laminas_nacimiento

Os cuento un poco:

  • La lámina es 100% personalizable en cuanto colores (me podéis decir la mezcla de los mismos, o mandarme una foto de un body / jersey que usa mucho, por ejemplo. Añadir lazo o gorrito).
  • Para realizarla necesito que me deis los datos de nacimiento del bebé en cuestión. A saber: Nombre, ciudad, fecha y hora del nacimiento, y altura y peso.
  • El precio de la lámina impresa es de 20€ (+ 4€ de gastos de envío). Para pedidos fuera de la península, consultar.
  • Su tamaño es de A5.
  • No incluye marco.
  • Escríbeme un email a diariodeunaendorfina@gmail.com y te cuento cómo hacer tu pedido ^^

13enero2015_diariodeunaendorfina_laminas_nacimiento_marco_sobre_mesa

PD.- Amigas a punto de caramelo, ya sabéis qué os va a caer 😉