Vacaciones… con niño

Cuando pienso en vacaciones, pienso en esto:

06_agosto_2014_diariodeunaendorfina_relax

Vacaciones…

Vacaciones con niño…

Y yo me pregunto ¿Computan como vacaciones?

¡NOT!

Mira que me lo habían avisado. Me lo dijeron y repitieron.

Ya verás cuando lleguen los terribles DOS añitos” me advertían abriendo mucho los ojos. Y sí, vale, algún hecho aislado, alguna trastada, alguna rabieta…. Haberlas, haylas. Pero lo de estas vacaciones es para rebautizarlas como

Los terribles 2 añitos y 4 meses o la fiera de mi niño que los tiene a picos

porque JODER cómo las gasta aquí mi amigo… Pasa de angelico con aura inmaculada a demonio de Tasmania en cero coma.

Solo puedo decir que bendita rutina…

06_agosto_2014_diariodeunaendorfina_pelomicro

Algunos hits del verano, by Óscar:

– Sacarle del agua (o intentarlo) después de tres horas con los labios morados. Habemus pollo. Pero no asado ni al ajillo, pollo nivel hincar las rodillas en el suelo y echar los brazos al aire mientras alternaba la palabra “agua” y gritos de loco hasta taladrar el cerebelo a todo el mundo que nos miraba como si le estuviéramos sacando del agua con pinzas de depilar.

06_agosto_2014_diariodeunaendorfina_llorando

– Ponerle un plato de algo que LE GUSTA a la hora de comer y que se remueva en la trona como poseído al grito de “Noooo” y berrear en Dolby Surround. Cabreado y agotado se quedaba.

06_agosto_2014_diariodeunaendorfina_enfadado

– Salir a dar un paseo considerado como deporte de riesgo. Aquí a Speedy Gonsales le da por hacerse un Forrest, soltarse de la mano del progenitor y salir corriendo como alma que lleva el diablo ya tenga delante carretera, camino de lava o el mismo océano. La cosa es huir y sacarnos el corazón por la boca.

06_agosto_2014_diariodeunaendorfina_correForrest

– Las actuaciones del gordo superan con creces a cualquier actor del método… Él se mete en su papel para conseguir lo que quiera: ¿Que hay que llorar? Se llora; ¿Qué hay que reír? Ya verás, como un loco. And the Oscar goes to…

06_agosto_2014_diariodeunaendorfina_oscarshakespeare

Mis conclusiones son:

Necesitamos unas vacaciones de las vacaciones (Muy identificada con este post de Begobolas )

La palabra relax y niño no se llevan bien. ¿Me tendré que ir a este hotel de Salou (sin niño mediante) o un lugar así para buscar mi lado más zen, desconectar y decir eso de “Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, yo me calmaré y todos lo veréis“?

Me desquicia y me lo comería a besos a partes iguales. Porque aunque es un pillo, no negaré que me desorino de la risa con él y con sus representaciones… Tengo claro que será nadador o actor. O catador de gusanitos. O las tres cosas.

Hay gordo pa’rato...

Y llegaron los dos añitos…

… Con sus rabietas y sus cosicas.

Por lo general, la vida con Óscar es tranquila… Todo va bien hasta que se le cruzan los cables, y por ejemplo, te pide merendar. Y cuando le das la merienda te dice que no, y cuando te la llevas rompe a llorar, y cuando se la vuelves a llevar te la tira a la cara…

Y así nos pasamos cada tarde/noche, que sí, que no, que llueva chaparrón…

Me pongo en su pellejo y ojocuidao que en cierta forma, le entiendo. Le pasa sobre todo entre semana, está cansadísimo de la escuela, irascible y lo manifiesta así. Igual si hablara te mandaba a la mierda y aquí todos tan felices. Pero la criatura solo tiene sus pulmones y su malaleche.

19_marzo_2014_diariodeunaendorfina_estados-de-animo

Lo he probado todo con él: Desde la negociación, al enfado, a pasar de él… A ver si voy a tener que hacer un curso ceac de esos. Joder, qué frustración.

Hasta que llega SuperMau (o debería decir SuperNanno?) y el sentimiento de frustración se duplica. SuperMau no es otro que el padre de la criatura. Llega, se sienta delante de él, le mira a los ojos tenedor en mano… Y el niño va, y come. Es el Chuck Norris de los padres.

19_marzo_2014_diariodeunaendorfina_elnenecome

Me deja con la boca abierta. Me rindo ante él, pero ¿Por qué carajo le toma a él en serio y a mi no? ¿Aprovecha mi tripolaridad para colarme el gol por la banda?

Pero también os digo que voy aprendiendo. Poco a poco, porque soy brutica, pero aprendo. Y cada día procuro que no me cuele más balones, aunque aún no estoy en posición de decir que sea la Iker Casillas de las madres ¬¬

Y como hoy es el día del padre, no quiero dejar de agradecer al homónimo su santa paciencia, su saber hacer con el peque, su amor tan inmenso. Me encantaría empaquetarle la sonrisa que brilla en la carita al gordo cuando le ve, o escucha su voz por el pasillo. ¡Felicidades papá! Luego te achuchamos como mereces  🙂  

19_marzo_2014_diariodeunaendorfina_felicidadespapuchi

19_marzo_2014_diariodeunaendorfina_felicidades_papuchi